Flujo del agua en el manto de nieve

El manto de nieve es altamente poroso y muy permeable, de manera que toda agua libre presente en la superficie del manto en cantidades que exceden su capacidad de retención (cercana a la cantidad de agua libre presente en nieve muy mojada), se infiltra.

Si todo el manto de nieve se encuentra a 0 ºC la infiltración (en dirección vertical bajo los efectos de la gravedad) de agua primero eleva la cantidad de agua retenida en todo el manto a la condición de nieve muy húmeda, y luego el exceso de agua libre percola y escurre por la base del manto.
Si el manto de nieve se encuentra a temperaturas bajo 0 ºC, la formación de agua de fusión en la superficie forma una costra de hielo, y si la formación de agua libre en la superficie persiste, va penetrando en el manto, congelándose en el nivel bajo 0 ºC y elevando la temperatura del manto de nieve al punto de fusión, y así avanzando paulatinamente y temperando el manto. Las costras de hielo sobre estratos al interior del manto de nieve, de baja permeabilidad, retardan el flujo del agua en mantos horizontales o subhorizontales, y fuerzan e escurrimientos sobre ellas en el caso de mantos inclinados.

La infiltración de agua en mantos de nieve bajo 0 ºC ocurre preferentemente en conductos (o vías) verticales temperados formando un virtual embudo con una envolvente de hielo (ver Lámina 3.905.402 A fig. b), y conducente a lentes de hielo relativamente densos y de grano grueso, en el interior del manto en los niveles donde el agua escurrente encuentra temperaturas bajo 0 ºC y se congela con crecimiento de los granos de hielo.


Fuente: M.C.-V3-1

Contacto. registrocdt@cdt.cl (56-2) 2718.7500